Alicante es una ciudad perfecta para pasar unos días de vacaciones en familia, con amigos, en pareja… Tiene todo lo necesario para que disfrutes de una estancia que nunca olvidarás y que te encantará. Además, en sus alrededores podrás encontrar varios lugares que harán que tu visita sea aún más interesante. Así que ya sabes, ve preparando las maletas y reservando en uno de los muchos hoteles baratos en Alicante, todos sus atractivos y los de sus alrededores están esperando que disfrutes de ellos. Te los presentamos:

Subir al Castillo de Santa Bárbara y disfrutar de sus vistas

Situado en el monte Benacantil, se trata de una de las fortalezas medievales más grandes de España y, seguramente, una de las que mejores vistas tiene. Desde él, se puede disfrutar de unas fantásticas vistas de la ciudad, de la bahía y del mar Mediterráneo. Además, en el interior del recinto pueden encontrarse actividades para toda la familia. Exposiciones, un espacio lúdico-infantil, mercados de artesanía y actuaciones en directo complementan la visita a uno de los principales atractivos de la ciudad. No lo dudes, ¡sube disfruta de las vistas y diviértete!

Castillo de Santa Bárbara
Castillo de Santa Bárbara

Perderte por las calles del Barrio de Santa Cruz

Se trata de uno de las zonas más bonitas de la ciudad. Un barrio en el que te dará la impresión de haber cambiado de ciudad. Te recomendamos dedicar un buen tiempo a recorrer sus calles e ir descubriendo cada uno de sus rincones y estampas. Si es necesario, piérdete, ¡merecerá la pena!

Barrio de Santa Cruz
Barrio de Santa Cruz

Dorarte en la playa de San Juan

En San Juan, o en cualquiera de sus playas. La de San Juan es sin duda la más conocida y frecuentada, pero la del Postiguet, a los pies del castillo, también es una buena opción. Y no solo para dorarte, también para relajarte, pasear, meditar, practicar algún deporte o pasar un divertido rato con amigos. Eso sí, no te quedes todo el día tumbado en la arena, ¡aún queda mucho que ver en Alicante!

Visitar la construcción religiosa más antigua de la ciudad

Se trata de la Basílica de Santa María y que fue construida en el siglo XIV. Uno de sus principales atractivos es su fachada barroca, del siglo XV. Pero no te quedes ahí, entra y disfruta de su interior, especialmente de su retablo rococó. Tampoco puedes perderte el órgano barroco valenciano que se encuentra en su sala capitular.

Adentrarte en las Cuevas de Canelobre

A solo 27 kilómetros de Alicante, en el municipio de Busot,  se encuentran las Cuevas de Canelobre, uno de los principales atractivos turísticos de la provincia. Esta fantástica cavidad kárstica posee en su interior un espacio de más de 80.000m2. El agua ha forjado en la roca impresionantes formas como estalactitas, estalagmitas, columnas y medusas, entre muchas otras. Uno de sus puntos más importantes es una bóveda de más de 70 metros de altura, la más alta de toda España, ¡te dejará con la boca abierta!

Pasear por el palmeral más grande de Europa

El Palmeral de Elche. Un lugar declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Más de 200.000 ejemplares de palmera te acompañarán en tu paseo por este espacio situado en pleno centro de la ciudad de Elche.

Alucinar con los colores de Villajoyosa

Y decimos bien, alucinar, pues será lo que sientas cuando veas este precioso pueblo. Estos colores los podrás ver en su Barrio de los Pescadores, en el que sus casas están pintados de colores muy llamativos. Se dice que los pescadores pintaban así sus casas para poder distinguirlas desde el mar. Además de este barrio, en Villajoyosa podrás disfrutar de una excelente gastronomía pesquera y respirar el ambiente marinero que aún flota por sus calles. Además, es una ciudad muy conocida por su industria del chocolate, así que puedes acudir a algunas de sus fábricas y endulzar tu visita.

Disfrutar del espectáculo de las Fuentes del Algar

En este precioso paraje natural el agua es protagonista. Cascadas, ríos y piscinas naturales te acompañarán durante la visita y harán la delicia de toda la familia. Además, si el calor aprieta, podrás darte un chapuzón y refrescarte. Dispone de todos los servicios necesarios para que disfrutes al máximo de la visita.

Sentir el encanto de Guadalest

Se encuentra muy cerca de las Fuentes del Algar, por lo que ambos lugares se complementan y forman una excursión perfecta. Guadalest es uno de los pueblos con más encanto de Alicante. Su situación, en lo alto de un peñasco y a orillas de un embalse, lo convierten en una de las estampas más bellas de la provincia. Paseando por sus calles descubrirás cómo sus casas están encajadas en la roca y llegarás hasta su castillo, colgado en lo alto de una peña.

Visitar la Isla de Tabarca

Tabarca es una joya mediterránea situada frente a la ciudad de Alicante, a solo una hora en barco. Desde su puerto parten diariamente excursiones que te llevarán a disfrutar de esta maravillosa isla. Un lugar para saborear muy lentamente, donde relajarse, pasear, respirar aire limpio, disfrutar de la naturaleza, bucear e inspirarse.  Una visita imprescindible y que no debes perderte, ¡no te arrepentirás!

Isla de Tabarca
Isla de Tabarca

Y para terminar, dos fiestas de las que podrás disfrutar si tu visita coincide con las fechas en las que se celebran. Son las dos más importantes de las que se celebran en Alicante:

 Vivir la noche de San Juan

Son las fiestas mayores de la ciudad y están declaradas de Interés Turístico Internacional. Tiene lugar el 24 de junio, coincidiendo con el solsticio de verano. Por toda la ciudad se reparten más de 200 monumentos de cartón-piedra que son quemados durante la noche de San Juan. Tiene su origen en la tradición de quemar los objetos viejos e inservibles con la llegada del verano.

Noche de San Juan
Noche de San Juan

Descubrir la fiesta de Moros y Cristianos

Otra de las fiestas grandes de Alicante, los Moros y Cristianos. Una gran representación en la que cada año se revive la reconquista de las tierras de la provincia a los árabes. Tiene lugar en cinco zonas diferentes de la ciudad y se celebra en épocas distintas. El más importante es el desfile que se celebra el 6 de diciembre por el centro de Alicante y que coincide con la festividad de su patrón, San Nicolás.

Como habrás podido comprobar, la visita a Alicante está más que justificada y no te faltarán planes para hacer, monumentos que visitar o fiestas que vivir. ¿Te animas a visitarla? ¡Estamos seguros de que te encantará!

No hay comentarios

Dejar comentario