A todos nos gusta viajar en familia, con nuestros hijos, la abuela y el perro; pero el hecho de viajar con niños implica una serie de condicionantes que nos pueden llevar a morir en el intento. Es más, la primera prueba de fuego la tendremos antes de salir de casa ya que preparar la maleta para nuestros hijos puede ser toda una aventura, en especial si les pedimos su colaboración para que elijan qué llevarse en vacaciones.

1. Haz una lista con todo lo necesario para viajar en familia

Ser previsor es la clave para no dejarse nada en casa, así que varios días antes de viajar deberías hacer una lista con todo lo que puedas necesitar: ropa y zapatos, productos de higiene, juguetes, la documentación… Si es muy pequeño no puedes olvidar la alimentación y uno -o varios- chupetes de repuesto. A la hora de hacer esta lista debes tener en cuenta tanto cuántos días estaréis fuera, como el destino o el alojamiento, ya que habrá objetos que, según donde vayas, no necesitarás.

2. Viste a los niños a capas

Una de las claves para acertar con la ropa es vestir a los niños a capas. Así, si tiene calor se podrá quitar una capa y estar más fresco, o si tiene frío abrigarse un poco más. Teniendo esto en cuenta, puedes planificar una pieza de ropa por capa al día, y meterla en la maleta por días, de forma que no tengas que andar buscando dónde está aquel pantalón que le gusta tanto o la camiseta que conjunta con ellos.

En este sentido, nunca está de más llevar ropa para todos los climas posibles, aunque las previsiones digan que el tiempo será estable. Nunca hay que confiarse, ya que una bajada repentina de las temperaturas puede hacer que el niño se ponga malo, o que tengáis que ir a comprar ropa de urgencia. Lo que sí que tendrás que comprar son pañales, aunque siempre es recomendable meter en la maleta pañales y toallitas para un par de días y así no tener que pasarte las primeras horas de las vacaciones buscando pañales desesperadamente.

Preparar maleta niños
Preparar maleta niños

3. Juguetes y comida

Tampoco puede faltar en tu maleta algún juguete del niño, en especial algún peluche imprescindible para que se duerma o se tranquilice cuando aparezcan los lloros (que tarde o temprano aparecerán). No te olvides de algún snack que le guste mucho y que sea difícil de encontrar en el extranjero. Y cuidado si tu hijo sigue una dieta especial, infórmate de si en tu destino podrá seguirla o si tendrás que llevar su comida.

4. Botiquín

Por último, hay que hablar del botiquín, imprescindible en cualquier viaje pero más cuando se trata de un viaje con niños. Deberías llevar contigo paracetamol, quitamocos, agua de mar, tiritas, algo para los golpes, Dalsy y Apiretal, un inhalador si el niño lo necesita… Eso sí, asegúrate de que los puedes subir al avión, ya que, si no es así, tendrás que facturarlos o dejarlos en tierra.

Si tienes todo esto en cuenta, preparar la maleta para tus hijos dejará de ser una misión imposible.

No hay comentarios

Dejar comentario