Tailandia

Fantasia Oriental

¿Quién no desearía disfrutar de su luna de mil en unas idílicas e interminables playas a la sombra de las palmeras, darse un chapuzón en unas apacibles aguas color jade, atravesar frondosas selvas a lomos de un elefante o visitar templos cuidadosamente decorados presididos por la imagen del Buda? En Tailandia se cumplirán todos vuestros sueños viajeros.

En Tailandia se pueden encontrar desde monumentos culturales, hasta playas paradisiacas en las que poder practicar deportes acuáticos, pasando por conocer nuevas culturales. Sin duda alguna entre las visitas obligadas durante su viaje a Tailandia están el Grand Palace en Bangkok, las islas Phi Phi, la tribu de las mujeres jirafa o cualquiera de los numerosos templos budistas que hay repartidos por todo el país.

Todo lo que puede haber en una ciudad está en el espectacular conjunto arquitectónico que forma el Gran Palacio Real de Bangkok, que se comenzó a construir a finales del siglo XVIII, aunque nunca finalizaron las obras ya que cada nuevo sucesor iba levantado más edificios para su uso personal. Tras una puerta aparecen un laberinto de callejuelas, tiendas, casas, un fastuoso palacio interno y la Capilla Real del Buda Esmeralda, un templo decorado con oro y esmeraldas.

Tailandia

Adentrarse en la antigua capital de Tailandia, Ayutthaya, al norte del país, supone conocer algunas de las maravillas del mundo, pero eso no es todo. Poco a poco se descubren reliquias religiosas que han sobrevivido a las invasiones birmanas y que deslumbran a todos los que llegan a esta hermosa ciudad, que sabe vivir con gran fervor sus costumbres religiosas.

Chiang Mai, al norte del país, también esconde infinidad de tesoros esparcidos por sus callejuelas, abarrotados mercados y jardines olvidados. De mediados del siglo XIV se conserva el templo del señor león (Wat Phra Singh), donde está una de las construcciones más hermosas de la ciudad, Viran Lai Kam, un edificio de madera y techos bajos en varios niveles, embellecido con grabados en su frontón dorado.

Algunas de las playas más impresionantes del mundo se suceden en la península de Phra Nang, antiguamente parte del Reino de Siam y a la que sólo se puede llegar por mar. Aunque, sin duda, la más hermosa es la de Ao Phra Nang, una playa tranquila de arena fina y bañada por agua color esmeralda en la que, además, es posible escuchar el vaivén de las palmeras, oler infinitos aromas y observar el inmenso cielo azul sobrevolado por aves tropicales.

El submarinismo y el snorkel son algunas de las muchas actividades que se pueden realizar en las costas tailandesas en pareja. Sus aguas cristalinas y templadas durante todo el año, unido a la gran variedad de vida marina, arrecifes de coral y pecios, han convertido a Tailandia en el destino vacacional perfecto para aquellos que les gusta vivir inolvidables aventuras en el fondo del mar.

Cinco experiencias que no puedes perderte en tu luna de miel en Tailandia:

Ir a los mercadillos tailandeses a comprar, comer o darte un masaje. Quienes viajan a Tailandia no puede resistirse al encanto, olor y ajetreo de sus mercados, sobre todo, los de la capital, Bangkok, que surgen a la sombra de su valioso conjunto monumental. Ejemplo de ello es el mercado flotante de Damnoen Saduak, a las afueras de la ciudad, que congrega desde primera hora de la mañana a campesinos y a ávidos compradores que van de barca en barca buscando el mejor precio.

Os guste o no los sabores fuertes y el picante, en Tailandia hay que probar la cocina Thai, una original fusión de sabores, a base de arroz con verduras, gambas o pollo y acompañada de variadas salsas, eso sí, con toques vanguardistas al más alto nivel culinario. Tampoco perdáis la oportunidad de degustar el khao soy, pasta al huevo rellena de trozos de carne adobada con salsa de coco y servida con fideos crujientes o el delicioso nam prik ong elaborado con cerdo picado con guindillas, pasta de gambas y variados aderezos

Tailandia

Surcar las tranquilas aguas del mar Andaman hasta la cinematográfica bahía de Phang-Nga. La también conocida como la Isla de James Bond atesora tupidos bosques de manglares, sobrecogedores acantilados, estrechas grutas, un seductor entorno, espesos peñascos de caliza que acaban en la orilla…y, por supuesto, la fotografiada roca con forma de aguja que se alza en medio del mar.

Explorar los imponentes paisajes del Norte. Puede resultar sorprendente para muchas parejas saber qué en Tailandia pueden alternar las paradisíacas playas del sur o la frenética capital, con los exuberantes e inagotables bosques del norte atravesados por caudalosos ríos por los que dar largos paseos en elefantes.

Un lugar para relajaros a los dos. Tailandia es uno de esos pocos destinos que inducen a sumergirse en un estado de reposo absoluto en pareja, ya sea en sus placenteros arenales del sur donde, además, existe la posibilidad de recibir una agradable masaje de coco, o en sus fantásticos alojamientos acondicionados perfectamente para alcanzar el bienestar corporal.

Ofertas
Agencias

Agencias de Viajes

Icono Agencia Viajes Carrefour

Franquicias

Icono Franquicias Viajes Carrefour

Financiación

Icono Financiación Viajes Carrefour

APP Guías

Icono Guías Viajes Carrefour