Cómo montar una franquicia: manual perfecto del franquiciado

Si eres una persona emprendedora y con inquietudes, quizá te estés preguntando cómo montar una franquicia. Formar parte de una de las franquicias de éxito supone beneficiarte de la imagen de marca, sí, pero el proceso es arduo y entraña más de una complicación. Si ya has tomado la decisión, procede a consultar este manual del buen franquiciado para despejar todas tus dudas y lanzarte a la aventura sin titubeos.

¿Qué buscan los franquiciantes?

"Qué franquicia elegir" es una de las cuestiones que te darán más de un dolor de cabeza en primera instancia. Escoge aquella cuya filosofía se adecúe a tu forma de ver la vida porque solo así serás feliz. Ya sea el sector de viajes u otro cualquiera en el que decidas implicarte, deberás cumplir estos requisitos que tienen en cuenta los responsables de las franquicias para dar el visto bueno a sus nuevos miembros:

1. Entender el concepto de franquicia

Es un paso primordial en la hoja de ruta para convertirte en franquiciado. Plantéate desde el primer minuto si estás dispuesto a recibir órdenes, pues este sistema de negocio implica que las reglas no las instauras tú. Es cierto que la relación que se establece en caso de firmar el contrato no es de empleado y empresa, sino de empresa y empresa. Eso sí, este tipo de acuerdos implica que la última palabra la tiene la marca.

Si consideras que no estás preparado para cumplir mandatos de otros, lo más sensato es que emprendas un negocio en solitario. No queremos que esto se convierta en una guerra.

Qué franquicia elegir - Viajes Carrefour

2. Contar con recursos económicos

Contar con el capital suficiente para poner en marcha el negocio resulta casi una obligación. Decimos "casi" porque existen franquiciantes que dan el ok a candidatos que logran algún tipo de financiación. La solvencia económica se antoja una necesidad en este proceso para garantizar la operación sin contratiempos, más aún en estos tiempos.

Además, resulta de vital importancia que se cuente con reservas, pues siempre existe algún gasto extra relacionado con el mantenimiento o con las instalaciones. El tema económico cuenta con una trascendencia mayor incluso que el compromiso, las ganas y la energía para emprender el negocio.

3. El grado de compromiso

La relevancia del punto anterior no deja fuera el grado de responsabilidad del franquiciado con la franquicia. De hecho, una persona con recursos económicos, pero despegada de la empresa, no sería bienvenida. Los franquiciantes muestran simpatía por todos aquellos que demuestran su vínculo con el proyecto y que serían capaces de remar, incluso, contracorriente.

Esta virtud les aporta tranquilidad y confianza en que están haciendo lo correcto haciéndote partícipe de su marca.

4. Ser autosuficiente

La asistencia técnica es un deber de la franquicia, aunque en la práctica, en algunos casos, resulta exigua o inexistente. De igual forma, los franquiciantes echan sus redes sobre aquellos que cuentan con la capacidad de gestionarse sin su ayuda, de administrarse de manera independiente. Ese tipo de franquiciados es un caramelo para las empresas.

Alaban la autosuficiencia (eso sí, dentro de los parámetros que se fijan en el contrato) no sólo en el aspecto técnico, sino en cuanto a las habilidades empresariales básicas. Si cuentas con experiencia gerencial y de supervisión, ganarás puntos para conseguir el sí definitivo.

Franquicias Viajes Carrefour

5. Perfil orientado a negocios

Los franquiciantes han desarrollado una habilidad especial para la observación. En tu entrevista serán capaces de captar tus habilidades de liderazgo y tu facilidad o no para la toma de decisiones. Durante vuestra conversación ahondarán en tu experiencia en los negocios y descubrirán si tu forma de pensar se asemeja a la de la empresa y, por tanto, si encajarías en ella.

En el momento en el que te dan la mano para despedirse, ya tienen claro si eres un buen candidato o no.

¿Qué perfiles buscan?

Si elaboramos un retrato robot de los emprendedores más recientes que han optado por este modelo de negocio, encontramos hasta cinco tipos:

1. Joven que monta su primer negocio

Con edades comprendidas entre los 20 y los 30 años, algunos de los franquiciados que dominan el mercado son jóvenes en busca de autoempleo que coquetean por primera vez con la idea de crear su primer negocio ante la inactividad. Los franquiciantes se fijan en estos jóvenes en capitales de provincia y localidades medianas.

2. Mujer de mediana edad con familia

Otro perfil en auge corresponde a la mujer que persigue volver a la vida laboral para sostener la unidad familiar. En este caso, se trata de franquiciados que no arriesgan en demasía, pues prefieren apostar por un coste moderado.

3. Franquiciado que antes fue ejecutivo

Los franquiciantes consideran a estas personas capacitadas para afrontar el reto, pues hablamos de trabajadores con gran capacidad de liderazgo, uno de los requisitos más buscados. Estos emprendedores que anteriormente ejercieron de ejecutivos han abandonado su anterior rol debido a la crisis. La veteranía en gestión empresarial, además de las aspiraciones elevadas, convencen a los responsables de las franquicias.

4. El inversor

Los inversores buscan soluciones a corto y medio plazo, y aunque los casos actuales se ciñen más a los perfiles anteriores, también prospera el franquiciado acorde a estas características. Si cumples con las virtudes mencionadas anteriormente, tendrás posibilidades.

5. Perfil internacional

También tienen cabida en este tipo de negocio los interesados en emigrar a otros países con el amparo de la marca. Este tipo de personas tiene buena reputación entre los franquiciantes, pues su grado de compromiso resulta elevado; no es para menos teniendo en cuenta que se arriesgan a instaurar su modo de vida lejos de su país de origen.

En definitiva, para adherirte a un sistema tan complejo como el de las franquicias has de estudiar el modelo, aceptar órdenes y estar bien cubierto económicamente. Antes de nada, investiga la marca para comprobar si darías la talla y no te olvides de preguntar a otros franquiciados para que te relaten su experiencia. Conocer la opinión de otros implicados te ayudará a valorar todos los frentes y tomar una decisión con garantías.

Flecha volver arriba