Por qué las franquicias Travel pasan por los pueblos

Las franquicias de viajes de éxito, como las franquicias Travel, abren sus puertas a las localidades pequeñas. Y es que los pueblos suponen el foco ideal para montar negocios que cosechen excelentes resultados. Son un auténtico caramelo para nuevos emprendedores que están decidiendo qué franquicia elegir y dónde. También desprenden atractivo para los franquiciadores. ¿Cuáles son las razones por las que estos municipios con encanto acaparan las miradas? Te las enumeramos a continuación.

El futuro está en las localidades pequeñas

Las franquicias de éxito no tienen por qué instalarse en grandes urbes. Es cierto que, en algunos casos, las marcas consideran indispensable operar en las capitales, pero en otros, y cada vez con más asiduidad, los municipios se convierten en la sede ideal para nuevos establecimientos. Ya sea en el sector del turismo o en cualquier otro, en la variable 'emplazamiento' empieza a dominar esta ubicación a priori más modesta, pero con excelentes posibilidades (más de las que se te puedan ocurrir) si estás pensando en abrir las puertas a una franquicia.

En la decisión influyen factores como estos:

Qué franquicia elegir - Viajes Carrefour

1. La cercanía

Las franquicias de éxito más conocidas consideran ideal esta localización y explotan esta opción, con la que ofrecen la cercanía que buscan los habitantes de las pequeñas localidades, quienes no cuentan con todos los servicios al alcance de la mano cuando han de cubrir sus necesidades básicas o no tan básicas.

Esta proximidad supone un ahorro de tiempo y dinero en desplazamiento para los vecinos, que comúnmente van a las capitales para realizar una simple gestión o una pequeña compra. Estas personas se han convertido en un nicho de mercado con mucho futuro por delante que no ha pasado desapercibido por las franquicias de viajes.

Estos establecimientos en pequeñas ubicaciones consiguen fidelizar clientes gracias a la confianza que proporcionan a los usuarios, quienes ven satisfechas sus necesidades con solo dar la vuelta a la esquina. De hecho, las franquicias han comprobado cómo los vecinos de los pueblos conceden más credibilidad a las marcas conocidas que los habitantes de las grandes ciudades.

2. La fidelidad

Esa lealtad que demuestran las personas que viven en localidades con menos de 10 000 habitantes viaja con ellos. Es decir, el día que visiten la capital, acudirán a un establecimiento de esa misma cadena que satisface sus necesidades en casa. Esta práctica refuerza la imagen de la marca, impulsa su reputación y le reporta más beneficios, algo que fortalece la teoría de los franquiciadores sobre el éxito de las franquicias que desembarcan en los municipios.

3. La competencia

Aunque el número de clientes que pase por tu local sea menor en un pueblo que en una ciudad, no olvides que en un municipio la competencia es mucho menor. En ocasiones, en una capital de provincia, un establecimiento se encuentra rodeado de tiendas pertenecientes a su sector, lo que obliga a los responsables a mantenerse continuamente alerta por lo que hace el de al lado.

En un pueblo puede que incluso tu tienda campe a sus anchas por el municipio, constituyéndose como la única de su sector. Y vamos un paso más allá. Tal vez, en los pueblos cercanos no exista ningún negocio como el tuyo. Entonces, tendrás la posibilidad de sumar clientes adicionales, otro nicho de mercado a tener en cuenta.

Franquicias Viajes Carrefour

4. El trato

En una oficina en la ciudad el ritmo es más vertiginoso que en el pueblo. No olvides que situar tu local en una zona céntrica, en el pulmón urbano, acumulará más clientes en tu establecimiento. Las colas que se formen en tu negocio en la capital propiciarán que tengas que despachar más rápido a los visitantes. Mientras, en un pequeño municipio, tu don de gentes y el disponer de más tiempo para atender a cada cliente conducirán al éxito a tu franquicia.

5. La rentabilidad

Comúnmente, los municipios de menor población fijan un impuesto sobre actividades económicas inferior al de las capitales. Además, en algunos casos, los negocios en las pequeñas localidades pueden funcionar en locales más pequeños, lo que conlleva menos gastos en el recibo de la luz o en el alquiler. Además, la plantilla de trabajadores no tendrá que ser tan extensa como en una gran urbe.

Teniendo en cuenta estos aspectos, la inversión del franquiciado en estos lugares menos habituales para montar empresas, con una marca pionera detrás, resulta rentable. Y es que la cuenta de gastos y beneficios suele mostrarse exitosa para los interesados. Por esta razón, esta localización más alejada del cemento, el tráfico y el ruido gana popularidad entre aquellos que están eligiendo franquicia para emprender una nueva aventura laboral.

Adiós a la crisis con ayuda del pueblo

Las franquicias experimentan un crecimiento desde el año 2008 gracias a sus excelentes beneficios y a un modelo de negocio establecido. En este éxito influye la flexibilidad que ofrecen ahora las entidades financieras respecto a los últimos años a los emprendedores, pero también este otro nuevo escenario que ha supuesto una auténtica revolución en el mundo de las franquicias de éxito: el pueblo.

Localidades más pobladas

El encanto indiscutible de las pequeñas localidades se ha ido abriendo paso en el mercado, dando lugar a una nueva idea de negocio que, según los expertos, tiene aún mucho recorrido por delante. Y es que no debemos olvidar que otra tendencia al alza es adquirir una vivienda en pequeños municipios, buscando la tranquilidad y el ahorro en la cuenta corriente, tanto de manera permanente como para el fin de semana.

Seguro que has comprobado cómo esta nueva tendencia va poblando estas pequeñas localidades, una práctica que permite aumentar los clientes de una franquicia instalada en estos escenarios de reciente explotación.

En definitiva, el pueblo se ha convertido en una localización ansiada por las franquicias. Así, responden a las necesidades de vecinos que no cuentan con todos los servicios al alcance de su mano. Además, se trata de un modelo de negocio rentable en el que no cabe la opción de obsesionarse con la competencia. Los habitantes de los pequeños municipios tienen cubiertas sus necesidades con solo doblar la esquina.

Flecha volver arriba